TECNOLOGÍA SILVERSHIELD™

8x más rápida que otros productos antimicrobianos a base de plata

More

El problema

El mundo está lleno de microorganismos, incluidas bacterias. Prácticamente todo lo que tocan los seres humanos o los animales (encimeras, complementos para el baño, pomos de las puertas, suelos o equipos sanitarios) tiene bacterias como Escherichia coli y Staphylococcus aureus, patógenos que pueden causar graves enfermedades si las superficies no se limpian y desinfectan periódicamente.

Fijémonos en las camas de hospital, por ejemplo. Los criterios establecidos estipulan que, para ser inofensiva para el hombre, la flora microbiana en superficies de contacto frecuente no debe superar las 100 unidades formadoras de colonias (UFC)/100 cm² de patógenos potenciales y las 250 UFC/100 cm² de recuento total de colonias microbianas. Los investigadores del ejército de EE. UU. descubrieron que deben utilizarse desinfectantes agresivos cada dos horas para mantener los rieles de las camas de la UCI por debajo de esos niveles de bacterias patógenas como, por ejemplo, SARM y ERV, dos cepas de bacterias resistentes a los antibióticos. La principal conclusión a la que llegaron los investigadores fue la siguiente: Los desinfectantes de uso hospitalario pueden reducir rápidamente el recuento de bacterias hasta niveles seguros, pero las bacterias retornan rápidamente a niveles superiores a 250 UFC/100 cm² y es necesario volver a desinfectar los rieles de las camas cada 120 minutos para mantener una protección continua y segura.

Nadie dispone del tiempo o el personal necesarios para limpiar cada superficie de un hospital, centro comercial, hogar, baño (o cualquier otro lugar) cada dos horas. Por otra parte, los desinfectantes contienen productos químicos agresivos, como lejía y peróxido, que pueden ser nocivos si se ingieren, lesionar la piel y dañar o decolorar los objetos que pretenden tratar.

La solución: Un gran avance en tecnología antimicrobiana

La plata lleva mucho tiempo siendo utilizada como agente antimicrobiano, al menos desde que Hipócrates describió por primera vez las propiedades antimicrobianas de la plata en el año 400 a. C., pero no fue hasta 1972 cuando los científicos entendieron cómo actúa la plata. Pequeñas cantidades de plata desestabilizan el metabolismo de las bacterias y evitan que puedan convertir los nutrientes en energía, lo que impide la supervivencia, reproducción y colonización de las bacterias.

La innovadora tecnología SilverShield de Microban da un gran paso adelante en lo que respecta a la acreditada eficacia antimicrobiana de la plata en polímeros. Gracias a su geometría única y eficiente mecanismo de liberación, SilverShield FP Series reacciona 8 veces más rápido que otros productos antimicrobianos a base de plata, manteniendo la durabilidad e integridad del polímero.

Los ensayos muestran que SilverShield consigue una reducción del 99% de los niveles de Salmonella enterica, E. coli, SARM y ERV en 2 horas a temperatura ambiente, frente a las 24 horas de los productos de la competencia. Generalmente, es posible reivindicar la eficacia antimicrobiana de los objetos mediante la realización de pruebas a temperatura corporal (37 °C) durante un período de 24 horas, mientras que SilverShield ha demostrado reducir las cargas bacterianas por debajo de los niveles seguros en 2 horas a temperatura ambiente (25 °C). Estos criterios más rigurosos se aproximan más a las condiciones existentes en el mundo real, donde es mucho más habitual que los objetos se encuentren a temperatura ambiente que a temperatura corporal.

SilverShield no ha sido diseñado para utilizarse en lugar de un desinfectante, sino más bien para servir de complemento al desinfectante en la lucha contra las bacterias. La plata está presente en la superficie en todo momento y lista para ser liberada de forma continua. Esto significa que los polímeros con SilverShield ofrecen protección continua contra las bacterias, contribuyendo por tanto a extender la eficacia de los desinfectantes químicos mucho más allá de los 120 minutos que necesitan las bacterias para recuperar el terreno perdido utilizando solo desinfectantes.

SilverShield de Microban complementa y contribuye a aumentar la eficacia de las rutinas habituales de desinfección química que se emplean en centros médicos, hogares y espacios públicos. Además, debido a que SilverShield se integra en los polímeros durante el proceso de fabricación, sigue siendo efectivo aunque el objeto sufra alguna melladura o arañazo.

SilverShield es inerte hasta que entra en contacto con un ambiente húmedo en el que las bacterias puedan proliferar. Solo entonces liberará pequeñas cantidades de plata; lo suficiente para inhibir el metabolismo de las bacterias e impedir su reproducción. Su precisión lo convierte en un arma en la constante batalla contra los microbios nocivos.

La Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency, EPA) de Estados Unidos lo ha catalogado como de uso seguro en una variedad de aplicaciones, incluidas aquellas que entran en contacto con los alimentos. Sus pequeñas partículas de forma única están diseñadas para liberar iones de plata más rápido que otros productos basados en plata. Aunque que las partículas son pequeñas, todavía son demasiado grandes como para ser consideradas una nanotecnología, lo que puede servir para disipar los temores de algunos consumidores.
La inteligencia de SilverShield, su geometría única y el registro en la EPA significan que esta tecnología cuenta con aprobación gubernamental, lo que garantiza su seguridad de uso en objetos que puedan entrar en contacto con personas o alimentos. Estas cualidades proporcionan importantes ventajas competitivas a los polímeros que contienen SilverShield.

Cómo se implementa SilverShield™

Microban colabora de forma individualizada con los fabricantes de polímeros para conseguir que la integración de SilverShield sea lo más sencilla y homogénea posible sin alterar los procesos de fabricación existentes. Nuestros ingenieros desarrollan y prueban formulaciones personalizadas de SilverShield para cada producto específico. Estas formulaciones personalizadas se prueban con los propios polímeros del fabricante, con el fin tanto de comprobar la eficacia antimicrobiana como de asegurarse de que SilverShield no degradará las propiedades de ningún elemento del producto ni afectará a su apariencia. Dado que SilverShield se pone a disposición de los fabricantes en concentrados y Microban imparte formación al personal de fabricación sobre cómo usar correctamente el producto, introducir correctamente SilverShield en polímeros es una tarea muy sencilla. Nuestras pruebas periódicas y continuas garantizan la persistencia de funcionamiento de SilverShield en el tiempo y nuestros servicios de marketing ayudan a los fabricantes a sacar partido a la marca Microban para obtener ventajas comerciales.

Los estudios demuestran que la marca y la tecnología Microban pueden aumentar la intención de compra en un 15% o permitir que los socios suban los precios un 11% de media.